La mujer y el amor en El Quijote

“En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme vivía un hidalgo…” así inicia la primera novela moderna de nuestra cultura, escrita en 1605. Más de cuatrocientos años atrás y sin embargo, nos sentimos aún atraídos por este personaje. 

Tal vez, porque con su espíritu rebelde nos recuerda lo que muchos nos propusimos lograr en nuestra adolescencia: cambiar el mundo para mejorarlo. ¿Será eso lo que quizás nos acerque a este personaje?, ¿Será ese mundo de eternas aventuras lo que nos impulsa a seguir tratando de entenderlo? En una época sin caballeros andantes para “desfacer entuertos” y llena de injusticias un hombre común, viejo ya para delirios adolescentes, resolvió enfrentar la vida, deconstruirse, reinventarse y vivir de acuerdo a sus sueños. ¿Será hora de que su ejemplo nos guíe?

Entre las acciones que tuvo que realizar en el proceso de transformación en caballero andante y las decisiones que tuvo que afrontar (como la de crear su nombre y el de su caballo)  la última y más original de todas fu “buscar una dama de quien enamorarse”. 

Una enamorada a quien ofrecerle todas las maravillas ganadas en sus hazañas “ya que un caballero andante sin amores era árbol sin hojas y sin fruto” y por cierto que la encontró: la siempre recordada Dulcinea del Toboso. 

Comprender todo el proceso que realiza Don Quijote para crear a su Dulcinea nos remite a tres imágenes femeninas: la mujer ideal del Renacimiento, la imagen de este personaje “habitante” del Toboso y la base de toda su imaginación, la mujer real, Aldonza Lorenzo. 

¿Qué relación hay entre esas imágenes construidas desde la mirada masculina?, ¿Cómo era la mujer ideal en la época cervantina?, ¿Quién es realmente Dulcinea del Toboso?, ¿Cómo era el amor de Don Quijote hacia Dulcinea?

Interrogantes que descifraremos reunidos alrededor de una taza de café.

Texto: Mariela Silva

Mariela Silva es profesora egresada del IPA con especialización en Literatura y lengua española cursada en Madrid. Posgrado en Filología española cursado en el CESIC de Málaga, es diplo-mada en investigación educativa y con estudios de posgrado en evaluación de aprendizajes. Trabaja en institutos públicos y privados. Disfruta especialmente de la lectura y del café. 

Imagen: @circulocafé

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s